Conoce el Régimen de Incorporación Fiscal

En la actualidad, existen muchas personas que comienzan a emprender su primer negocio y conocen muy poco o casi nada sobre los impuestos. Por lo tanto, este artículo va dirigido a todas aquellas personas que están con la inquietud de empezar su primer negocio o a todos aquellos emprendedores que ya tienen su empresa operando.

 

¿Qué es el Régimen de Incorporación Fiscal?


El RIF es un régimen con el que cuenta el Servicio de Administración Tributaria (SAT) que le permite a las personas incorporadas a este régimen el poder gozar de los diferentes beneficios de ser formal, emitir facturas y las personas físicas que estén incorporadas deberán de informar de manera bimestral al SAT las ventas obtenidas y los gastos realizados durante ese periodo.


¿A quién está dirigido el RIF?


El Régimen de Incorporación Fiscal esta dirigido a todas aquellas personas físicas que realicen alguna actividad empresarial y que los ingresos obtenidos no superen los dos millones de pesos anuales. Por lo tanto, es importante identificar que quienes se vayan a incorporar a este régimen deben de cumplir con la realización de alguna de estas actividades:


-Venta de Bienes

-Prestación de servicios que no requieran de un titulo profesional

-Venta de productos por los que se obtiene una comisión, pero dicha comisión no debe de ser superior al 30% de los ingresos totales


Entrando un poco más a detalle, se puede identificar como venta de bienes los siguientes negocios: carnicería, pollería, frutería, dulcería, entre otros. En el caso de la prestación de servicios que no requieran de un título profesional podríamos encontrar la carpintería, un salón de belleza, la plomería, entre otros. De igual forma, la venta de productos por lo que se obtiene una comisión incluye vender productos de belleza, tiempo aire y otros ejemplos más.


Consideraciones Importantes:


Algo que es muy importante a tomar en cuenta es que la persona física incorporada al RIF todavía puede seguir obteniendo ingresos por sueldos o salarios, intereses, asimilados a salarios o la renta de una casa habitación o algún local comercial. Sin embargo, se debe de considerar que el total de los ingresos en conjunto no deben de exceder más de dos millones de pesos.


Otro aspecto que es relevante mencionar con respecto al RIF es que durante el primer año de incorporación no se debe de pagar el Impuesto sobre la Renta debido a que tienes una reducción del 100% y esta va disminuyendo en un 10% de manera gradual hasta el décimo año. Por lo tanto, se da a entender que la persona física con actividad empresarial solo puede permanecer en el RIF por diez ejercicios fiscales de manera consecutiva. En el momento en el que se terminen estos 10 años, la persona que estuvo incorporada al RIF deberá empezar a declarar y pagar impuestos bajo el régimen de personas físicas con actividades empresariales y profesionales.


Algo relevante a tener en consideración es que no se pueden incorporar al RIF las personas que cumplan alguna de las siguientes características:


-Accionistas.

-Miembros de Personas Morales (Sociedades ya Constituidas).

-Las personas que realicen alguna actividad relacionada con bienes raíces o negocios inmobiliarios.

-Las personas que por concepto de franquiciatarios o espectáculos públicos reciban sus ingresos.

-Las personas que desempeñen sus diferentes actividades por medio de un fideicomiso o alguna asociación de participación.






188 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo