La respuesta a la vida, el universo y todo lo demás

Actualizado: 6 dic 2020

Sin duda uno de mis libros favoritos ya que es la combinación perfecta de ciencia ficción, aventura e ideas fuera de este mundo (literalmente). Además, nos topamos con las ideas que el autor tenía sobre Inteligencia Artificial en 1979 que, al combinarlas con su narrativa, se produce un libro que no podrás parar de leer.

 

Es verdaderamente sorprendente la visión que el autor, Douglas Adams, tenía en 1979, año en el que escribió este libro. Mientras que alrededor del mundo las personas estaban haciendo filas para comprar la novedad del año, el Walkman, Douglas tenía la mente en el futuro, escribiendo sobre inteligencia artificial como si viviera en el siglo 21.


El alcance de la Inteligencia Artificial

Cuando hablamos de Inteligencia Artificial, nos referimos a la simulación de inteligencia humana en máquinas. En el libro, The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy, nos topamos con una de estas máquinas, llamada Deep Thought, que tardó mas de 7.5 millones de años en responder una pregunta. Cuando crearon a Deep Thought, está máquina fue alimentada con toda la información en existencia, lo que significa que contaba con un conjunto finito de datos. Y aunque el poder de la Inteligencia Artificial es infinito, no puede operar fuera de los límites de esa información sin tener datos extras; básicamente no puede crear información nueva de la nada. Esto quiere decir que cuando una máquina sea lo suficientemente creativa como para romper esos límites y alimentarse a sí misma con nueva información, será capaz de cosas increíbles. Una de ellas sería pasar sin dificultad la prueba de Turing, que consiste en una máquina respondiendo preguntas hechas por un humano en donde éste adivina si estuvo conversando con una computadora o con una persona.


Emociones artificiales

La mayor diferencia entre la inteligencia artificial y la humana recae en la toma de decisiones. Mientras que todas las computadoras piensan en binario, 1s y 0s; los humanos tenemos la capacidad de analizar lo que se encuentra entre estos dos dígitos. Juzgar, sentir, dudar, interpretar; todos estos procesos mentales nos permiten visualizar el mundo de una manera única. Pero ¿qué pasaría si combináramos estas dos maneras de pensar? En el libro, nos encontramos con 2 personajes que nos permiten visualizar cómo sería una máquina con la capacidad de sentir, uno de ellos siendo un robot llamado Marvin, que ésta limitado a solo sentir tristeza. Es muy interesante la manera en la que el autor le atribuye características humanas a los robots ya que el periodo en el que escribió el libro apenas empezaba a ver avances en el área de robótica.


Tan lejos pero tan cerca

La inteligencia artificial no es algo que solamente existe en libros, sino algo que se está convirtiendo parte de nuestras vidas, ya sea para bien o para mal. Elon Musk, quien se ha involucrado en esta área, piensa que la inteligencia artificial es el mayor riesgo que enfrentamos como civilización. Para estar al tanto de lo que ocurre en ese mundo, invirtió en DeepMind, la cual es una empresa que se dedicaba a esto y fue adquirida por Google en el 2014. Elon Musk también fundó OpenAI, una compañía creada para asegurarse que la Inteligencia Artificial que se vaya desarrollando sea segura y beneficie a los seres humanos.


Sabemos que la inteligencia artificial llegó para quedarse, y es nuestra responsabilidad tomar las medidas necesarias para garantizar un mundo seguro para las futuras generaciones, en donde podrán coexistir pacíficamente las máquinas inteligentes y los seres humanos.

228 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo