Un mundo sin libertad de pensamiento

Este libro es una paradoja andante: aborda temas como la individualidad, la libertad del pensamiento y la supresión de información pero a través de los años ha sido vetado y criticado por gobiernos por contener estos mismo temas. Cualquier libro que haya generado tanta controversia alrededor del mundo es sin duda uno que toda persona debe leer.

 

Durante la época de los 40s, una gran cantidad de personas se imaginaban el futuro como la sociedad distópica descrita por George Orwell. Esto gracias a la situación en la que se encontraba el mundo: Guerras Mundiales, Fascismo, la Gran Depresión, entre otros. Con el mundo caído, Orwell temía que el gobierno fuera a aprovecharse de la vulnerabilidad de las personas y tomara control absoluto. Con esto en mente, él escribió 1984 como advertencia sobre el peligro del totalitarismo y la importancia de resistirse a ser controlados.


WAR IS PEACE

FREEDOM IS SLAVERY

IGNORANCE IS STRENGTH


Considerado un clásico, 1984 es un libro que llegó para quedarse. Más de 70 años después, sus ideas siguen siendo relevantes y su obra se sigue vendiendo en grandes cantidades. A continuación, te presentaré algunos aspectos del libro que me llamaron la atención.


Big Brother siempre está observando

¿Cuántas veces te has preguntado si te están espiando por la cámara de tu computadora o si hay alguien escuchando tus llamadas? Debido a que la tecnología juega un rol fundamental en nuestras vidas, siempre existirá ese temor de estar siendo observado sin nuestro conocimiento. Mientras que nosotros vivimos con esa duda, en el libro, esa es la realidad de las personas. Ellos saben que están siendo monitoreados, y por consecuencia controlados. Viven en un estado constante de miedo en donde su comportamiento siempre debe ser el adecuado. A diferencia de nosotros, cualquier error por mínimo que sea, no pasa desapercibido.


Control de las masas


Hoy en día, la publicidad ha llegado a invadir tanto nuestras vidas, que es necesario pagar dinero para ver menos de esta. Desde anuncios entre canciones de Spotify hasta publicidad en Facebook para comprar algo que buscaste en Google 5 minutos antes, esta se ha vuelto una parte fundamental en nuestras vidas. Aunque en el libro no existen las redes sociales, el gobierno se encargaba de estar bombardeando a los habitantes con propaganda diseñada para siempre pintarse a sí mismo como los buenos de la historia, sin importar lo sucedido.


Aunque para algunas personas como Winston, el personaje principal, el control absoluto del gobierno era algo que debía tener un fin, la mayoría de los habitantes vivían una vida tan ocupada y estimulada que no les daba tiempo de pensar y reflexionar. Su ignorancia fortalecía tanto al gobierno que la rebelión de las masas era visto como algo imposible. La única preocupación del gobierno eran los habitantes pensantes, los cuales eran controlados a través de la Policía del Pensamiento, quienes castigaban el crimen de pensamiento, que consiste en el pensamiento sobre cosas que van en contra de los principios del gobierno.


“Films, football, beer and above all, gambling filled up the horizon of their minds. To keep them in control was not difficult.”

Control del pasado, el presente y el futuro


Una de las ideas que más me impacto del libro fue que en este, el gobierno tiene control absoluto sobre todo lo escrito (libros, periódicos, propaganda, etc.) y no permite a las personas tener artículos que puedan revelar información del pasado (ej. fotos). Con el tiempo, esto hace que cada individuo tenga una versión diferente del pasado y por consecuencia, terminan creyendo todo lo que el gobierno les dice. Al tener el poder de controlar el presente, el pasado se convierte en algo manipulable y al hacer esto, ellos van creando el futuro según lo que les convenga.


“Who controls the past controls the future, who controls the present controls the past”

Este libro se convirtió en uno de mis favoritos desde el principio. Cada página te pone a pensar sobre algo diferente y la sensación de familiaridad con la realidad es escalofriante: la posibilidad de siempre estar siendo observado, el gobierno controlando los medios de comunicación y un estado perpetuo de guerra y conflicto a donde quiera que voltees. Sin duda, recomiendo este libro a cualquier persona, ya que las lecciones que te deja son únicas.



229 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo